10 Reglas de oro para mantener tu salud y belleza

10 Reglas de oro para mantener tu salud y belleza

Dietas para mantenerse joven

¿Existe algún secreto para la eterna juventud? No, pero si pones en práctica los siguientes preceptos te será fácil sentirte bien y conservar tu salud y belleza.

1. Realiza tres comidas al día con horarios regulares

Es común saltarse alguna comida, ya sea por falta de tiempo o por darle mayor importancia a otras actividades como el trabajo. Sin embargo, hacer tres comidas al día es lo que te proporciona la energía necesaria para realizar todas tus actividades de forma eficiente. La hora de la comida en un ambiente tranquilo, agradable y diferente al de tu trabajo te servirá de distracción y relajación.

Poner en práctica esta regla de oro también te permitirá mantener un peso saludable. Al no desayunar o tener ayunos prolongados, el organismo activa mecanismos de defensa que lo hacen “ahorrador”. El metabolismo se hace más lento para gastar la menor cantidad de energía posible y si el desorden en horarios de comidas se convierte en algo habitual, lo único que lograrás es sentirte sin energía y aumentar de peso.

Además, se ha observado que las personas que realizan tres comidas al día de forma ordenada tienden a mantener sus niveles de colesterol y triglicéridos dentro de parámetros normales en comparación con las personas que se brincan alguna comida o comen a deshoras.

Así que ya sabes, no olvides darle prioridad a tus comidas, convierte el desayuno y la comida en los alimentos principales y termina el día con una cena ligera; respeta en la medida de lo posible, los horarios de cada comida.

2. Elige alimentos saludables 

Esto te permitirá mantener tu salud y peso:

Cereales ricos en fibra: tortillas de maíz, arroz integral, avena, panes integrales, galletas sin relleno, barras integrales, cereales altos en fibra, etc.

Frutas y verduras: 5 raciones al día

Productos de origen animal bajos en grasa: pescados, pollo y pavo sin piel, cortes de carne magros, quesos cottage, oaxaca, panela, asadero, frescos, requesón y añejo. Huevo, embutidos de pavo, leche y yogur descremados.

Grasas: modera el consumos de mantequilla y margarina, evita los alimentos fritos, modera el consumo de comida rápida.

Azúcares: reduce las golosinas, dulces y refrescos.

3. Ten variedad en tus alimentos

Así obtendrás una gran variedad de vitaminas y minerales.

4. Bebe suficiente agua

La recomendación es de un litro y medios (6 vasos) a dos litros y medios (10 vasos) de agua al día.

5. Incluye fibra en tu alimentación

Consume de preferencia las frutas frescas y enteras.

Come las frutas y verduras con cáscara (siempre y cuando sea comestible).

Cocina las verduras al vapor en lugar de hervirlas o freírlas.

Prefiere harinas, panes y cereales integrales.

Dos veces a la semana incluye un plato de leguminosas como frijoles, lentejas y garbanzos.

6. Realiza ejercicio de forma regular

Haz ejercicio por lo menos tres veces por semana.

7. Consume alcohol con moderación 

Las bebidas alcohólicas aportan muchas calorías, por lo que conviene moderar su consumo.

8. Cuida tus comidas fuera de casa

Sopas: sopa de verduras (no cremas) o caldos desgrasados.

Ensaladas: usa vinagretas o limón en lugar de aderezos cremosos.

Pan: elige bolillos, galletas saladas y palitos de pan en vez de piezas dulces o bollos rellenos.

Pollo, pescado y carne: evita los empanizados.

Verduras: inclúyelas siempre en tus platillos

9. Equilibra las comidas

Comer es un placer y el secreto está en alimentarse de manera equilibrada y moderada.

Por ejemplo, si desayunas tamales un día, disfrútalos y luego come y cena ligero.

Modera las porciones. No sobrepases las señales de saciedad de tu cuerpo.

10. Descanso y relajación 

Procura terminar el día con un merecido descanso que te permita reponer tu energía.

La única manera de mantenernos sanos, con vitalidad, juventud y belleza es modificando nuestro estilo de vida y cuidándonos física, mental y emocionalmente de forma constante y no sólo por temporadas.